Cómo hacer que tu hijo sea más inteligente?

Si te preguntas a menudo cómo puedes ayudar a que tus pequeños sean más inteligentes cada día, te tenemos 10 tips respaldados por la ciencia que harán que tus hijos incrementen su desarrollo intelectual mientras crecen.

#1: Clases de música: Estudios de la Universidad de Northwestern confirman que los entrenamientos musicales le dan a los estudiantes mejores rendimientos académicos en sus clases. Cuando tu hijo aprende a tocar un instrumento musical, no solo aprende a hacer melodías, sino que también mejora otras capacidades de su cerebro. Según el estudio de E. Glenn Schellenberg, de la Universidad de Toronto en Mississauga, 2004. Los coeficientes de inteligencia de los niños y estudiantes jóvenes que tenían nueve meses de entrenamiento semanal en piano o voz aumentaron casi tres puntos más que sus compañeros no entrenados.
(Más información: The Benefits of Music and Music Education on Children’s Brains. Por: Raising Smart Kids Articles) .

#2: Mantenerse saludable incrementa la habilidad para aprender: Después del ejercicio físico, tus hijos pueden aprender vocabulario nuevo un 20% más rápido. Esto quedó demostrado cuando un grupo de investigadores alemanes puso un grupo de voluntarios en un régimen de tres meses de ejercicio físico y luego tomaron fotos de sus cerebros, allí observaron que el volumen capilar en el área de la memoria de el hipocampo incrementó un 30% por ciento. ¡Impresionante! Por tu parte, junto a tu hijos puedes descubrir algún deporte o actividad física que ellos disfruten practicar. Dedicar algunas horas a la semana practicando ese deporte que tanto le gusta, seguro ayudara a mejorar su memoria y concentración.
(Más información: Spark: The Revolutionary New Science of Exercise and the Brain)

#3: No leas a tus hijos, lee con ellos: ¿Tienes un pequeño que apenas está empezando a leer? No dejes que solo miren a los dibujos mientras tu lees. Muéstrales las palabras y lee con él. Cuando la lectura de libros es compartida poniendo atención al desarrollo de habilidades y estrategias de lectura de los niños, esta practica es una efectiva forma de promover la capacidad de alfabetización temprana, incluso en niños con problemas de aprendizaje.

#4: La falta de sueño hace que tus hijos sean menos inteligentes: Perder una hora de sueño convierte el cerebro de un niño de 6to grado en el cerebro de un niño de 4to grado. Según explica el investigador Sadeh: “La perdida de una hora de sueño equivale a la perdida de dos años de maduración y desarrollo cognitivo”. Así que si tu hijo a menudo duerme menos de 8 horas cada noche, trata de corregir ese hábito lo más pronto posible. Hay una relación muy cercana entre el rendimiento académico y el número de horas que duerme en las noches.

(Más información: NurtureShock)

#5: La auto-disciplina determinará el éxito: Enseñar a tu hijo a tener metas desde temprana edad y a tener determinación para alcanzarlas, lo ayudará a ser exitoso en la vida. Según el libro The Power of Habit: Why We Do What We Do in Life and Business:, docenas de estudios muestran que los estudiantes que mostraban mayores niveles de auto-disciplina y fuerza de voluntad, obtenían mejores rendimientos académicos y probabilidades de ganar admisiones en escuelas más prestigiosas. Por lo que los investigadores concluyeron que la auto-disciplina tiene un mayor efecto en el rendimiento académico que el talento intelectual.
(Más información: How Children Succeed: Grit, Curiosity, and the Hidden Power of Character).

#6: El aprendizaje es un proceso activo: Dan Coyle, el autor del libro The Talent Code, recomienda que enseñes a tu hijo a gastar dos tercios de su tiempo probándose a si mismo acerca de sus conocimientos, en vez de quedarse absorbiendo los concocimientos. Puedes enseñar a tu hijo esta regla de los dos tercios para estudiar: Si tu hijo necesita aprenderse un párrafo, es mejor gastar el 30 por ciento de su tiempo leyéndolo y el 70 por ciento de su tiempo practicándolo. ¡Seguro lo aprenderá más rápido!

#7: Buena alimentación: Según Dhvani Shah, un nutricionista que ha escrito el libro, “No sólo alimentar … Nutrir a su hijo” Los hábitos alimenticios de un niño afectan en gran medida el desarrollo de su cerebro y la inteligencia. Memoria lenta, falta de concentración, letargo, somnolencia – son todo un resultado de los hábitos alimenticios de un niño. Como bien probado, la comida puede hacer o romper a un individuo. La buena nutrición proviene de buenos hábitos alimenticios. Combate el cerebro y lo mantiene activo lo suficiente como para funcionar de manera óptima durante todo el día. Además, la nutrición adecuada promueve el crecimiento óptimo de las células del cerebro, los nervios y los tejidos a su vez mejorando la concentración, la memoria y la inteligencia de un niño.

#8: Niños felices – Niños exitosos: Los niños felices tienen más probabilidades de convertirse en adultos exitosos. Es importante que los niños crezcan en ambientes seguros, donde se les proporcione cuidados y tranquilidad. Gastar algunas horas de juegos a la semana y compartir tiempo con tus hijos cada día, ayudará a que sean niños más felices y seguros de sí mismos.

#9: Trabajo en equipo y lazos de amistad con otros niños: Incentiva a tus niños a crear relaciones amistosas con otros pequeños, la vida escolar es un buen escenario para que tus hijos desarrollen su personalidad, carácter y empatía hacia las personas. Además se ha demostrado, que las relaciones que tus hijos establezcan con sus amigos, pueden afectar positivamente sus estudios. Un estudio en educación del Dartmouth College, demostró que los estudiantes con bajos rendimientos académicos que fueron observados, mejoraron significativamente cuando comenzaron relaciones de amistad con estudiantes que mostraban altos desempeños académicos. Según los investigadores, estos estudiantes parecían intercambiar buenos y malos hábitos de estudios, sin embargo eran más comunes los casos en los que los buenos estudiantes hacían que sus compañeros con desempeños bajos mejoraran en sus clases.

#10: Cree en ellos: Creer que tu hijo es inteligente hace la diferencia. Los investigadores Rosenthal y Leonore Jacobson (1968), hicieron un estudio, en el que algunos niños fueron seleccionados al azar en un salón de clases, a estos estudiantes les fue dicho por su profesora que eran más inteligentes que sus demás compañeros; al finalizar el año escolar, el 30 por ciento de los niños que fueron seleccionados arbitrariamente sobrepasaron significativamente el rendimiento de los demás estudiantes a quienes no se les dijo que tenían habilidades intelectuales superiores.

(Via: The Heart of Social Psychology: A Backstage View of a Passionate Science)

En conclusión, teniendo en cuenta estos tips, puedes ayudar a que tus hijos aumenten su potencial intelectual y tengan mejores resultados en cualquier meta que se propongan en la vida. Pero recuerda siempre que la felicidad en la niñez se relaciona con el éxito que tus hijos obtendrán en su etapa adulta. Dales siempre mucho amor, cuidados y atención.

¿Te gustaron estos tips? ¿O tienes tus propios tips para compartir con otros padres? Déjanoslo saber con tus comentarios.

Deja un comentario